Fisioterapia, Pilates, Nutrición y Osteopatía en Estudio Aequus

# # # #

Hablemos de Abdominales “Core”, Fisioterapeuta de Aequus.

Noticia de Aequus Fisioterapia Mallorca

La palabra “core”, está en boca de profesores de pilates, fisioterapeutas, preparadores físicos, etc… El “core” o núcleo (traducción del inglés) es la faja abdominal que “protege” la parte inferior de nuestra columna y los órganos, que además nos provee de equilibrio y fuerza, imprescindible para deportistas y personas que padecen de dolor en la “espalda baja”. Por eso la fisioterapia http://www.estudioaequus.com/fisioterapia.php incide en la importancia de fortalecer los músculos que la componen, siempre con la técnica adecuada, tanto para la conexión de los músculos profundos como por evitar miles de ineficientes repeticiones.

Los músculos abdominales forman la pared abdominal anterior y lateral y consisten en los oblicuos abdominales externos, los oblicuos abdominales internos, el recto abdominal y el transverso abdominal. Estos músculos forman una “faja” que protege las vísceras, órganos y que ayudan a mantener la postura erguida.

El músculo oblicuo abdominal externo es el más grande y más superficial de los cuatro músculos y se encuentra en los lados y el frente del abdomen. Es ancho y delgado y surge de la superficie externa y los bordes inferiores de las ocho costillas inferiores. Las fibras de los nervios más bajos pasan casi verticalmente hacia abajo y se insertan mediante la aponeurosis en la cresta ilíaca, borde anterior del coxal, el pubis y la línea alba.

Los oblicuos abdominales externos flexionan la columna vertebral, en flexión lateral y rotación del tronco.

El músculo oblicuo abdominal interno es también una lámina muscular delgada ancha. Surge de la fascia toracica-lumbar, los dos tercios anteriores de la cresta ilíaca y los dos tercios laterales del ligamento inguinal. Las fibras musculares se insertan por abajo, en el arco crural, espina ilíaca superior y, mediante aponeurosis, en las apófisis espinosas de la última lumbar y primera sacra; por arriba en el borde inferior de los cuatro últimos cartílagos costales y, mediante la aponeurosis anterior, en la línea alba.

Actuando unilateralmente, la contracción del oblicuo interno da como resultado la flexión lateral  y la rotación del tronco. Actúa con el músculo oblicuo externo del lado opuesto para lograr este movimiento torsional del tronco. También actúa para comprimir las vísceras abdominales, empujándolas hacia arriba en el diafragma, dando como resultado una espiración forzada.

El músculo transverso abdominal es el más profundo de los músculos abdominales, que se encuentra internamente a los oblicuos internos del abdomen. Es de difícil conexión a la hora de ejercitarlo, es una fina lámina de músculo cuyas fibras corren horizontalmente hacia delante. Surge como fibras carnudas de la superficie profunda de los seis cartílagos costales inferiores, la fascia lumbar, los anteros dos tercios de la cresta ilíaca y el tercio lateral del ligamento inguinal. Se inserta en Línea pectínea, Línea alba, Cresta del pubis. Las fibras tendinosas más bajas unen fibras similares de los oblicuos interiores para formar el tendón conjunto que se fija a la cresta púbica ya la línea pectínea.

La contracción del transverso abdominal tiene un efecto similar al corsé, estrechando y aplanando el abdomen. Su función es de estabilización de la columna lumbar y la pelvis.

El músculo recto abdominal es un músculo que se extiende por toda la longitud de la pared abdominal anterior. Se extiende desde la línea media del pubis hasta el borde inferior de la caja torácica y la apófisis xifoide. Se inserta por medio de un tendón aplanado y corto, el cual tiene dos haces musculares, externo e interno, que están separados por la  línea alba. Se extiende desde la sínfisis púbica hasta el apéndice xifoides (extremo inferior del esternón) y los cartílagos adyacentes (quinta, sexta y séptima costilla).

El recto abdominal es un importante músculo postural. Con una pelvis fija, la contracción resulta en la flexión de la columna lumbar. Cuando la caja torácica está fijada, la contracción produce una inclinación pélvica posterior. También desempeña un papel importante en la expiración forzada y en el aumento de la presión intra-abdominal.


Ref: https://es.wikipedia.org

No te quedes atrapado en un cuerpo con dolor. Contáctanos!

Estudio Aequus 1

+34 971 28 68 38 / +34 673 913 224

info@aequus.com

Carrer de Costa Rica 1, 07014 Palma, Illes Balears, España

Estudio Aequus 2

+34 971 22 26 73 / +34 673 913 224

info@aequus.com

Carrer Vicenç Joan i Rosselló, 32, 07013 Palma, Illes Balears, España