Servicio de

Osteopatía

La Osteopatía ofrece un conjunto de conocimientos específicos basados en la anatomía y la fisiología del cuerpo humano. El osteópata con técnicas específicas de osteopatía y masaje te ayudará a potenciar la salud física, mental y emocional.

El Osteopata realiza una técnica centenaria y en continua evolución, la primera escuela de Osteopatía data del año 1892 en Estados Unidos. El osteópata se forma en Escuelas para Osteopatas o Facultades de Medicina Osteopática, dependiendo del desarrollo de la disciplina en cada país.

La Osteopatía es una práctica holística, que tiene como finalidad colaborar en la recuperación y mantenimiento del cuerpo de una manera no

invasiva. El Osteopata busca recuperar el equilibrio corporal perdido o mantenerlo, reactivando o regulando los mecanismos de auto-curación que el propio cuerpo tiene.

Dependiendo de las alteraciones que cada cuerpo expresa, el/la Osteópata utiliza unas técnicas osteopáticas u otras, no se sigue el mismo plan de trabajo con todo el mundo, se debe seguir siempre un enfoque personal único pero siempre siguiendo los principios de la Osteopatía.

Todos los sistemas del cuerpo trabajan conjuntamente, están inter-relacionados, y por tanto los trastornos en un sistema pueden afectar el funcionamiento de otro. Por este motivo, una visión holística del/ la Osteópata es fundamental, se debe observar cada cuerpo como un Todo.

Toda persona puede acudir a la consulta de un/una Osteópata, un bebé, un niño, un adulto, una embarazada, un deportista… Siempre se trabajará en función de las necesidades de la persona que acude a la visita, la meta es colaborar con los mecanismos que tiene el propio cuerpo de auto-curación para conseguir el bienestar deseado.

La principal herramienta de un/una Osteópata son sus manos, sus sentidos están en ellas, son sus ojos, sus oídos y su vista. Las manos se colocan sobre los tejidos y se realiza lo que se llama una “escucha” de esta manera se percibe la información que el tejido expresa para poder ayudarlo.

El/la Osteópata utiliza un amplio abanico de técnicas y las usa en función de lo que el cuerpo demanda. Puede trabajar en tejidos blandos, estructura, vísceras, cráneo, sistemas circulatorios, sistema nervioso…

La Osteopatía es una ayuda en múltiples casos: alteraciones músculo-esqueléticas, dolores de cabeza, vértigos, mareos, ansiedad…

Definir y explicar con pocas palabras lo que este término significa es algo muy complejo, tanto como nuestro cuerpo. Pero si lo simplificamos podríamos decir que la Osteopatía es una disciplina holística, de gran ayuda para conseguir la recuperación o mantenimiento óptimo de nuestro cuerpo, siempre desde un trabajo inocuo y natural.

Ramas de la Osteopatía:

Hay que dejar muy claro que solo hay un tipo de Osteopatía, como hemos dicho es una técnica Holística y como tal no podemos trabajar solo con el ojo puesto en un campo, hemos de tener una visión global y así poder detectar el origen de la causa de la alteración, de este modo el resultado será muy beneficioso.

El estudio de la Osteopatía se divide en varias ramas, y con todas ellas trabajamos según creamos conveniente en cada caso. Algunas de estas ramas son:

  • Osteopatía estructural.
  • Osteopatía cráneo-sacral.
  • Osteopatía visceral.
  • Osteopatía pediátrica.
  • Osteopatía para embarazadas,…

Osteopatía estructural:

Trabaja sobre el sistema músculo-articular, eliminando bloqueos.

Osteopatía cráneo-sacral:

Favorece la buena circulación del líquido cefalorraquídeo y los correctos movimientos craneales y del sacro

Osteopatía visceral:

Trabaja sobre los órganos viscerales colaborando en sus movimientos para su buen funcionamiento.

Osteopatía pediátrica

El Osteópata también trabaja con bebés y niños. Se recomienda que todo niño antes del año de edad, acuda a un/una Osteópata para colaborar en su buen crecimiento

Osteopatía para embarazadas

Las embarazadas también necesitan cuidados durante el embarazo y ayuda para preparar al cuerpo para el día que tengan que dar a luz.