Cómo tratar una lesión de menisco

Menisco
03
Nov 2019

¿Que son los meniscos?

El menisco es una estructura fibrocartilaginosa localizada intraarticularmente sobre la meseta tibial.

Estos tienen una gran importancia para la mecánica articular por su acción de amortiguar la carga, dar estabilidad y facilitar, tanto la flexo-extensión como las rotaciones de la rodilla.

Las lesiones meniscales están entre las lesiones de rodilla más comunes, su incidencia en casos agudas es de 61 de cada 100 000 personas, siendo cuatro veces más frecuente en hombres que en mujeres.

Su pico de incidencia está entre 30-40 años y representa más del 50% de las lesiones quirúrgicas de rodilla, siendo más frecuente la lesión del menisco interno que la del externo (relación 3/1), porque el menisco interno está mejor fijado. ¿Cómo se lesionan?

Menisco

La lesión de menisco, se produce al someterlo a tracciones o presiones anormales. Estas situaciones sólo se pueden ver cuando la articulación es sometida a un movimiento combinado de flexión-rotación o de extensión-rotación.

También puede asociarse a problemas del ligamento o del propio cartílago articular (condromalacias). ¿Qué síntomas presenta una lesión de menisco? Tras dicho movimiento combinado, la clínica cursa con:

  • Dolor intenso en la interlinea articular, del lado del menisco afecto. Otras veces el dolor es difuso por toda la rodilla, llegando incluso a irradiar a toda la pierna.
  • Impotencia funcional inmediata, que lleva al cese del trabajo que se esté realizando.
  • Edema: El menisco al ser cartílago esta pobremente vascularizado por lo que el derrame se instaurará lentamente, incluso al día siguiente de la lesión. Los desprendimientos espontáneos de los meniscos sin afectación de la cápsula articular pueden darse con ausencia total de derrame.
  • El bloqueo articular debido a fragmentos del menisco que están atrapados entre los cóndilos

¿Cómo lo tratamos en Estudio Aequus?

Existen lesiones meniscales que no precisan de intervención quirúrgica. Estas pueden resolverse gradualmente en unas seis semanas y esa rodilla será funcional aproximadamente a los tres meses.

En una primera fase, se recomienda que los primeros días el miembro inferior esté en reposo y elevación, además de combinarlo con un vendaje compresivo si fuese necesario.

Además, se incluiría el el tratamiento la aplicación de radiofrecuencia a través de INDIBA ACTIV9®, con objetivo de disminuir el edema articular y la inflamación ocurrida a posteriori del mecanismo lesional.

A partir de la primera semana, (e igualmente si tu lesión meniscal ha ocurrido hace más tiempo y no ha sido tratada), se empezaría a implementar la movilización articular, la potenciación muscular y ganar flexibilidad en la zona lesional.

Además de la realización de ejercicios de propiocepción, trabajo excéntrico y pliometría, siempre adaptando los tratamientos a las necesidades y características de cada paciente.

Una lesión meniscal no tiene porqué ser incapacitante, solo hay que reeducar y fortalecer la musculatura de la rodilla de forma correcta y adaptar tu vida diaria (hobbies, trabajo, etc) a tu nueva condición corporal.

¿Sigues con dudas?

¡No dudes en llamarnos y te informaremos de tu caso en concreto!

Lucía Piñeiro Rego. Fisioterapeuta Col. 1525. Telefono: 601355816  

ABOUT THE AUTHOR

Estudio Aequus

Leave A Comment