¿Dolor de Espalda Baja o Lumbar?

Dolor de espalda
05
Feb 2020

El dolor de espalda es una de las razones más recurrentes, por las que las
personas acuden al médico, a fisioterapia o buscan soluciones a través del
ejercicio físico, con especial incidencia en Pilates, Yoga o Natación, que son las más recomendadas por los sanitarios.

La mayoría de las personas sufren dolor de espalda, suelen convivir con el
dolor, y en fases agudas conlleva baja calidad de vida, renuncia al deporte o actividad física y absentismo laboral.
En la mayoría de los casos, siguiendo unas pautas adaptadas a cada caso, ya que la sintomatología, no tiene que ser igual con la misma patología, el
resultado de óptimo a excelente. Simples ejercicios, conscientes, como el que proponemos en el vídeo, ayudan a dar salud a nuestra espalda.

Síntomas

  • Los síntomas de dolor de espalda pueden ser:
  • Dolores musculares y/o punzantes
  • Dolor que irradie hacia una pierna o glúteo
  • Dolor al flexionar, levantarse, estar parado o al estar activo
  • Dolor que mejora o empeora al recostarse o acostarse
  • Zona contractura y/o bloqueada

La manera más efectiva de poder tratar desde la fisioterapia y/o el
entrenamiento es con el diagnóstico del médico y la valoración del
Fisioterapeuta.

Causas del dolor

Muchos de nuestros clientes y pacientes, se han provocado la lesión muchos años antes, pero la lesión no era sintomatológica. Y un “día se despierta” el dolor. Una caída, golpe o levantar de un objeto pesado o simplemente un mal movimiento.

  • Protuberancia o hernia de disco. Los discos pueden tener una protuberancia o una ruptura y ejercer presión sobre un nervio. Aunque no necesariamente generan dolor de espalda.
  • Artritis. La artritis de la columna vertebral puede reducir el espacio que rodea la médula espinal, un trastorno que se denomina estenosis del conducto vertebral y generar dolor, reduciendo la calidad de vida.
  • Desviaciones y/o desalianeaciones. La columna vertebral se curva hacia un lado escoliosis, hipercifosis, pelvis en anteversión o retroversión, puede causar dolor de espalda, en la actualidad desde edades muy tempranas debidos a los cambios de hábitos de vida y puede empeorar cuando se asocia a otras patologías anteriormente citadas.
  • Osteoporosis. Las vértebras de la columna vertebral pueden presentar fracturas por compresión si tus huesos se vuelven porosos y frágiles, por lo que mejorar la densiometría, es el objetivo con la actividad física que incluya las vertebras y articulaciones como parte fundamental del entrenamiento.
Dolor de espalda

Factores de riesgo

A día de hoy desde niños a adolescente, hasta la vejez, son susceptibles de
tener dolor de espada.

  • La edad. El dolor de espalda suele ser más común a medida que envejeces y a partir de los 30 o 40 años.
  • Falta o exceso de ejercicio. Los músculos estabilizadores y los profundos, no suelen ser entrenados y activados, sobre todo el “core”, que son los que nos permiten tener una espalda “sana”, pero también el exceso de un movimiento repetitivo en el entrenamiento, ejecutado sin una buena ergonomía y arquitectura corporal, puede provocar el mismo efecto.
  • Exceso de peso. El exceso de peso ejerce una sobrecarga en las articulaciones y la espalda.
  • Enfermedades. Algunos tipos de artritis y cáncer pueden contribuir al dolor de espalda.
  • Levantar objetos incorrectamente. No tener consciencia corporal y un cuerpo entrenado para ejecutar determinados movimientos, con carga o no de peso.
  • Condiciones psicológicas. La higiene postural es fundamental para prevenir el dolor de espalda, las personas propensas a la depresión y la ansiedad, suelen tener pero higiene postural y un mayor riesgo a tener dolor de espalda.
  • Tabaquismo. Esto reduce el flujo sanguíneo a la parte inferior de la columna vertebral, lo cual puede evitar que tu cuerpo suministre suficientes nutrientes a los discos de la espalda. El fumar también retrasa la recuperación.

Prevención, rehabilitación, recuperación y mantenimiento.

La actividad física es ideal para la salud músculo esquelética, por lo que la
prevención a través de la fisioterapia y según la fase del dolor, rehabilitar, recuperar y luego mantener la “rutina” es la mejor medicina sin duda.

La recomendación de la actividad física para los problemas de salud, debe
estar a la altura de estaos, y no son válidas las palabras por muy
recomendadas que estén por los sanitarios, tipo yoga, natación o pilates.

Y es que éstas no están regladas y se les presuponen unos beneficios extraordinarios, y que pueden provocar una mayor problema sino están impartidos por profesionales en el entrenamiento y la salud, con miles de horas de experiencia con patologías.

El ejercicio aeróbico es imprescindible para el cuerpo, pero aplicando una buena higiene postural es doblemente efectivo. Cuando entrenes tu cuerpo, debes tener en cuenta que para obtener su máxima funcionalidad debe ser un entrenamiento que trabajas la alineación, en especial una pelvis neutral.

Esto, ayudará a reacondicionar todo el cuerpo, la fuerza de centro, la estabilidad articular, la respiración diafragmática, la conciencia corporal, el control, la flexibilidad, elasticidad, el equilibrio, la movilidad de cada articulación y vértebra, etc, es decir todas las necesidades corporales.
Fundamental una buena nutrición y peso, asesórate por un especialista, para evitar efectos rebote.
Mecaniza una buena alineación y ejecución del movimiento. Para ello se
consciente y entrena el core.

Empieza por un diagnóstico del médico, a posteriori un tratamiento del
fisioterapeuta conservador y poco invasivo con tecarterapia o INDIBA. Seguido de tratamiento, movilidad y ejercicio terapéutico.

Cuando pases a entrenamiento funcional, asegúrate que cumple con ciertos
requisitos; clases privadas en los casos más complicados, grupos reducidos,
trabajo por niveles, experiencia del personal, focalización del profesional y/o centro hacia personas con patologías.
Además de maquinaria y elementos de alta calidad, diversos, para poder tener junto a la formación y experiencia, el máximo de recursos y ejercicios para poder progresar adecuadamente, en fisioterapia, pilates, etc.
Por último, recuerda que el cuerpo se sostiene por los músculos, cuanto mejor estés entrenado, más calidad de movimiento, más salud.

ABOUT THE AUTHOR

raigadadigital

Leave A Comment