Cómo el yoga me ayudó a eliminar el estrés.

Yoga
21
Sep 2020

Cómo el yoga me ayudó a reducir y eliminar el estrés.

Desde hacía años que al trabajar en una gran multinacional mis horas laborales se extendían a 10 ó 12 diarias. Llamadas, reuniones, inspecciones, formaciones, todo era siempre para ayer y veía que no podía salir del pozo de actividades diarias ni borrar de mi lista de Quehaceres (“to do list”) las tareas propuestas para cada día.

Empecé a dormir mal, a despertarme a las 5 am y al no poder dormir y con la carga de trabajo que tenía, a ir al trabajo a esas horas para “aprovechar la mañana”, quedándome hasta la tarde porque las reuniones y llamadas no paraban.

Recuerdo contestar mails a las 1 am o a las 5am.

Nadie se sorprendía ya de mis horarios, ni yo misma. Pero también empezaron los continuos dolores de cabeza, dolores de estómago, irritabilidad, cansancio, etc, etc.

Hacia años que practicaba artes marciales y salía a correr o me metía en cualquier clase de body pump o cross fit para descargar todo lo acumulado durante el día, y por un tiempo funcionó.

Pero seguía intranquila y, además con esas clases tan activas por la tarde noche me costaba aún más conciliar el sueño.

Cómo descubrí el Yoga

Hasta que el yoga se cruzó en mi camino, la verdad, lo que pensé antes de mi primera clase fue; ”al menos estiraré las piernas y la espalda para balancear las actividades físicas que si me benefician”.

Pero algo mágico ocurrió con mi primer maestro, cuando lo veía llegar a la clase me transmitía una paz que yo no había conocido antes, me “sedaba” sólo con su presencia, y la hora y cuarto de su clase me dejaba en un estado de calma, paz y quietud.

Allí descubrí lo que podía hacer por mi esta técnica milenaria, el yoga. Ya no iba para estirarme, que por cierto, había posturas que ni con mis 10 años de prácticas de gimnasia anteriores podía aguantar más de 30 segundos. Aprendí a conectar con mi cuerpo y a dejar ir, a conseguir quietud durante la clase y después de ésta.

Entendí que mi camino ya no era buscar la paz fuera sino dentro, y que con el yoga lo conseguía más a menudo que con otras prácticas.
Ha sido un largo viaje de aprendizaje, y lo que me queda aun para seguir en ese camino de autoconocimiento es todo el resto de mi vida.

Es largo pero gratificante, duro pero bello, es el camino que yo escogí y que me encantaría sirviese como ejemplo a otras personas que están en la posición de la que yo partía hace años. No soy perfecta, soy una eterna estudiante que busca su paz interior

¿Probamos una clase juntos? Sat Nam, Namasté

ABOUT THE AUTHOR

raigadadigital

Leave A Comment